Para que una compañía pueda operar, requiere de un monto de dinero (“recursos”) a corto plazo que le permita cubrir diversas necesidades a tiempo. Ahora, ¿qué es lo que sucede cuando esos recursos se dan por agotados? ¿Hoy es una opción financiar el capital de trabajo para sobrevivir al COVID-19?

Antes de tomar una decisión, ya sea por sí o por no, lo más importante es que puedas analizar realmente cuál es tu situación. Ya que en caso de tomarla de forma equívoca, las consecuencias pueden ser, sin dudas, realmente comprometedoras.

 

¿Cómo financiar el capital de trabajo?

Existen diferentes tipos de créditos según necesidad. Es importante que puedas conocer distintas opciones para evaluar de forma responsable cada una y evitar caer en prácticas erróneas. Recuerda que es tu empresa la que estará en juego.

Aquí te presentamos 3 opciones de productos financieros para que analicemos juntos:

Crédito simple Pyme
Financiamiento de mediano y largo plazo que exige a la empresa comunicar al banco un fin específico para el monto de dinero a solicitar. El crédito se dispone en una sola exhibición y los plazos van desde 18 meses a 15 años (dependiendo la entidad financiera).

Esta es una de las opciones más usadas para financiar el capital de trabajo: inversión en equipamiento y compra de activo fijo.

Crédito revolvente
Funciona de forma similar a la de una tarjeta de crédito: la entidad financiera le otorga determinada cantidad de dinero a una empresa y la misma puede disponer de él cuantas veces lo necesite. Una vez finalizado cada período de pago, la empresa deberá abonar montos parciales para así volver a renovarse (de ahí es que nace el término “revolvente”)

Así que ya sabes, esta opción de plazos cortos no sería la mejor alternativa para situaciones de tiempo prolongado.

Crédito en cuenta corriente

Esta opción es más bien utilizada como financiamiento para capital de trabajo o para necesidades transitorias de tesorería. Es un financiamiento revolvente en el cual el banco otorga a la empresa un monto de dinero que podrá utilizar sin dar ninguna explicación al respecto. Los plazos suelen variar entre 1 a 5 años con disposiciones de hasta 180 días máximo, según ciclo financiero de la empresa.
Se establecerá una cantidad máxima (límite de crédito) y el plazo en el que estará vigente.

Muchas son las opciones y variables a analizar para la toma de esta decisión. De todos modos, si deseas realizar el financiamiento de tu capital de trabajo de forma rápida y simple. No dudes en escribirnos, para que podamos evaluar tu perfil y asistirte en lo que necesites.

Comienza completando nuestro formulario. Solo te llevará un minuto.